pH-metría esofágica

La pH-metría esofágica de 24h es una exploración complementaria que forma parte del estudio de pacientes con reflujo gastro-esofágico, sin remplazar otras pruebas como la gastroscopia o la manometría esofágica.

La pHmetría esofágica no solo nos informa de la existencia o no de reflujo, sino que también nos muestra la gravedad del mismo, el momento en el que ocurre, y la duración de cada uno de los episodios.

Los datos obtenidos mediante este estudio permiten realizar un enfoque terapéutico individualizado para cada paciente.

Esta exploración consiste en colocar una pequeña sonda a través de la nariz que se deja  5 cm por encima del esfínter esofágico inferior. Una vez colocada se fija la zona en la nariz y se conecta el otro extremo a un aparato de registro que grabará durante 24h los cambios de acidez que se produzcan a nivel de esófago.

Lo habitual es que una vez colocada los pacientes se acostumbren rápidamente a la sonda. Al igual que en la manometría esofágica se necesita previo a la colocación un periodo de ayuno de 6 horas y que el paciente deje 3 horas antes el tratamiento con antiH2 (ranitidina), y 7 días antes el tratamiento con IBP (omeprazol, lansoprazol, rabeprazol, esomeprazol).

La sonda se retira transcurridas 24h de su colocación y durante ese periodo de tiempo se recomienda que el paciente haga una vida normal, teniendo solo que evitar ducharse y tomar alimentos ácidos como cítricos o vinagre.

Clínica ServiDigest dispone de un servicio de Motilidad y Pruebas funcionales digestivas que permite completar el estudio y el tratamiento de enfermedades y alteraciones funcionales digestivas.