Manometría Esofágica

La Manometría esofágica es el estudio para evaluar la motilidad del esófago y sus esfínteres.

Se indica generalmente como parte del estudio de la patología digestiva esofágica ante síntomas de disfagia funcional, o reflujo gastro-esofágico (junto a la Ph-metría) entre otras exploraciones.

Es aconsejable realizarla una vez que se han descartado lesiones orgánicas del esófago mediante gastroscopia o esofagograma.

La prueba consiste en la colocación de una pequeña sonda flexible por vía nasal hasta el estómago que registra presiones a diferentes niveles, y que se encuentra conectada a un aparato de registro que transmite finalmente la información a un ordenador.

Durante la prueba se retirará suavemente la sonda para ir realizando diferentes mediciones, siendo necesario en algunas ocasiones que el paciente trague voluntariamente pequeñas cantidades de agua y en otras que deje de tragar.

Para realizar este procedimiento, es imprescindible que el paciente acuda en ayuno de 6 horas, evitar los días previos fármacos que puedan alterar la motilidad (procinéticos, anti-eméticos, espasmolíticos, etc).

La manometría esofágica es una exploración no dolorosa que tiene una duración promedio de 20 minutos.
Para conseguir un buen registro durante la exploración es fundamental que el paciente se encuentre tranquilo siguiendo las indicaciones del médico para facilitar todo el proceso.

Clínica ServiDigest dispone de un servicio de Motilidad y Pruebas funcionales digestivas que permite completar el estudio y el tratamiento de enfermedades y alteraciones funcionales digestivas.