Trastorno Funcional Digestivo

Los trastornos funcionales digestivos (TFD) son condiciones crónicas con una alta prevalencia, y cuyos síntomas disminuyen la calidad de vida del paciente, pese a no tener causa orgánica.

Se definen como “una combinación variable de síntomas gastrointestinales persistentes o recidivantes, no explicables por anomalías estructurales o metabólicas”. Existen síntomas atribuibles prácticamente a todo el aparato digestivo, desde la faringe al ano. Los más frecuentes son el Síndrome de Intestino Irritable, la Dispepsia funcional y el Estreñimiento funcional.

La mayor incidencia se observa entre los 35 a 50 años, muy probablemente asociado a mayor presión laboral, poco tiempo para espacio personal, deficientes hábitos dietéticos y relaciones interpersonales complejas.

Eje Cerebro – Intestino – Microbiota

El término “eje intestino-cerebro” se refiere a la comunicación bidireccional entre el intestino y el cerebro. Este sistema biofeedback transmite las señales desde el intestino al cerebro, mientras que las neuronas del sistema nervioso autónomo y factores neuroendocrinos lo hacen del cerebro al intestino. Normalmente, la mayor parte de las señales que son transmitidas del sistema digestivo al cerebro no alcanzan el nivel de conciencia, pero en condiciones patológicas, las señales del intestino pueden alcanzar la corteza dando origen a la sensación de náusea, disconfort (incomodidad) o dolor.

Otra parte importante de este eje es la microbiota intestinal. Se calcula que el colon alberga más de 10 14 microorganismos, el 90% de los cuales son bacterias.

Entre las diversas funciones de la microbiota tenemos: función metabólica, función de barrera, función de defensa y función de mantenimiento.

La alteración en la composición de la microbiota (Disbiosis intestinal), se ha relacionado con distintas enfermedades entre las cuales se encuentra el síndrome de intestino irritable.

Nutrición y Trastorno Funcional Digestivo

En los últimos años se han realizado estudios que demuestran una mejoría de los síntomas de los trastornos funcionales digestivos (TFD) con hábitos higiénicos-dietéticos adecuados y la dieta mediterránea.

Se ha demostrado que algunos regímenes alimentarios o incluso algunas comidas pueden desencadenar síntomas en individuos con TFD, como dispepsia funcional y síndrome de intestino irritable.

Hasta el 75% de los adultos con síndrome de intestino irritable informan de que las dietas ricas en carbohidratos, alimentos grasos, café, alcohol y especias picantes empeoran sus síntomas gastrointestinales.

Los pacientes dispépticos suelen informar de que la cantidad de la comida, los patrones de alimentación, la ingesta calórica como la composición de nutrientes (lípidos en particular) influyen en la aparición de síntomas dispépticos.

Se han hipotetizado varios mecanismos que indicarían la asociación entre la comida y los síntomas gastrointestinales, tales como la influencia de los alimentos en la composición de la microbiota (ejemplo: distensión abdominal relacionada con la producción de gas fermentado a partir de bacterias cuando se consumen alimentos ricos en carbohidratos y grasas saturadas) y efectos directos de algunos nutrientes en la sensibilidad y motilidad gastrointestinal.

Estrés Ansiedad – Trastorno Funcional Digestivo

Los trastornos psicológicos y los trastornos funcionales digestivos (TFD) comparten predisposiciones genéticas, particularmente aquellas implicadas en actividades serotoninérgicas.

Los trastornos psiquiátricos comórbidos son muy prevalentes en los pacientes con TFD.

Se sabe además que la ansiedad induce disfunción sensoriomotora gástrica y pospandrial (dispepsia funcional).

La adversidad en edades tempranas juega un rol importante para el desarollo de la patogénesis de los TFD.

Según estudios se ha demostrado que los tratamientos psicológicos adecuados pueden ayudar a mejorar a los pacientes con TFD, sobretodo   en TFD con síntomas de moderados a graves, y en casos en que los síntomas estén exacerbados por el estrés o sintomas emocionales.

Unidad Multidisciplinar de Neurogastroenterología, Nutrición Humana y Psicología Clínica

Debido a la relación que existe entre los trastornos funcionales digestivos (TFD), la nutrición y la psicología de las personas, en la Clínica ServiDigest de Barcelona se ha creado la Unidad de Neurogastroenterología, Nutrición humana y Psicología clínica, con el objetivo de ofrecer a los pacientes con trastornos funcionales digestivos (TFD) un estudio diagnóstico para descartar organicidad mediante las técnicas diagnósticas disponibles actualmente y un tratamiento multidisciplinar por un equipo que incluye especialistas de digestivo, endocrinología-nutrición y psicología, para la implementación de una dieta saludable de forma individualizada y para aprender a manejar/controlar la ansiedad/estrés.

Dra. Jenny Rosario Haya Hidalgo
Especialista en Aparato Digestivo
Unidad Multidisciplinar de Neurogastroenterología, Nutrición Humana y Psicología Clínica de Clínica ServiDigest

BIBLIOGRAFÍA

  1. Talley NJ. Functional gastrointestinal disorders as a public health problem. Neurogastroenterol Motil. 2008 May;20 Suppl 1.
  2. Parkman HP, Doma S. Importance of gastrointestinal motility disorders. Practical Gastroenterology. September 2006.
  3. Drossman DA, et al. Rome IV, the functional gastrointestinal disorders. Gastroenterology 2016.
  4. Ballou S, Keefer L. Psychological Interventions for Irritable Bowel Syndrome and Inflammatory Bowel desease. Clinical and Translational Gastroenterology: January 2017.
  5. Palsson O.S, Whitehead, W.E. Psychological Treatments in Functional Gastrointestinal Disorders: A Primer for the Gastroenterologist. Clinical Gastroenterology and Hepatology 2013.
  6. Tang Q, Lin G-Y, Zhang M-Q. Cognitive-behavioral therapy for the management of irritable bowel syndrome. World Journal Gastroenterology 2013 Dec
  7. Wu, J-CY. Psychological Co-morbidity in functional gastrointestinal disorders: epidemology, mechanisms and management. Journal of Neurogastrology and Motility, 2012.
  8. Trichopoulou A, Martínez-González MA, Tong TY, Forouhi NG, Khandelwal S, Prabhakaran D, Mozaffarian D, de Lorgeril M. Definitions and potential health benefits of the Mediterranean diet: views from experts around the world. BMC Med 2014.
  9. Castro-Quezada I, Román-Viñas B, Serra-Majem L. The Mediterranean diet and nutritional adequacy: a review. Nutrients 2014.
  10. Lopez-Garcia E, Rodriguez-Artalejo F, Li TY, Fung TT, Li S, Willett WC, Rimm EB, Hu FB. The Mediterranean-style dietary pattern and mortality among men and women with cardiovascular disease. Am J Clin Nutr 2014.
  11. Gibson PR, Shepherd SJ. Food choice as a key management strategy for functional gastrointestinal symptoms. Am J Gastroenterol 2012.
  12. Feinle-Bisset C, Azpiroz F. Dietary and lifestyle factors in functional dyspepsia. Nat Rev Gastroenterol Hepatol 2013.