Pancreatitis Aguda

La Pancreatitis aguda es una inflamación brusca del páncreas provocada por la activación, dentro del mismo órgano, de las enzimas que éste produce para hacer posible la digestión (habitualmente son transportadas por el conducto pancreático que pasa a su través hasta el intestino).

Las causas más frecuentes son las piedras (también llamadas cálculos) en la vesícula biliar que se mueven hacia el conducto biliar y atascan la salida del páncreas hacia el intestino, y el consumo excesivo de alcohol por efecto tóxico directo.

Otras causas menos habituales son algunos medicamentos, un aumento importante de los niveles de triglicéridos o calcio en sangre, obstrucciones de la salida del conducto del páncreas, y en algún caso, la realización de un procedimiento diagnóstico-terapéutico llamado colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).

Hasta en un 20% de los pacientes la causa es desconocida (pancreatitis aguda idiopática), de los cuales habitualmente sólo un 5% sufre un nuevo episodio de pancreatitis.

Esta patología se suele manifestar como un dolor intenso y continuo en la parte superior del abdomen, con frecuencia irradiado a la espalda, además de náuseas y vómitos.

Se diagnostica habitualmente mediante el análisis de las enzimas pancreáticas en sangre (elevación de amilasa y lipasa). En algunos casos los resultados son normales y puede ser necesario realizar un escáner (TC) del abdomen.

Esta prueba es además adecuada para valorar posteriormente la gravedad de la inflamación del páncreas (necrosis) y otras complicaciones abdominales. La Ecografía abdominal permite ver la existencia de cálculos en la vesícula y la Resonancia Magnética permite descartarlos en el colédoco. La Ecoendoscopia (ultrasonografía endoscópica) es muy útil para valorar mejor el páncreas y detectar cálculos biliares no vistos con otras pruebas de imagen.

En los casos graves pueden aparecer complicaciones que afectan al páncreas (necrosis e infección de la misma) y de otros órganos a distancia, sobretodo riñones, pulmón y corazón. Tras unas semanas pueden formarse “bolsas” en el abdomen que contienen líquido inflamatorio y que se llaman pseudoquistes, que pueden doler o infectarse (produciéndose un absceso), romperse y sangrar u obstruir el tubo digestivo.

La mayoría de veces la inflamación es leve y la recuperación es completa en aproximadamente una semana.

En cambio, en un 20% es grave y existe un riesgo de fallecer de hasta el 20%.

El tratamiento se realiza mediante ingreso hospitalario y consiste en no dar alimentos por boca, administrar abundantes líquidos por vena y medicamentos para calmar el dolor y los vómitos. En los casos graves se necesita una vigilancia estrecha en una unidad de cuidados intensivos, así como antibióticos y alimentación por una sonda colocada en el intestino a través de la nariz (nutrición enteral) o, si no fuera posible, por vena (nutrición parenteral).

En ocasiones se precisa realizar tratamiento de colecciones abdominales mediante Ecoendoscopia y si no es posible, mediante Cirugía.

La Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) puede ser necesaria para extraer cálculos atascados en el colédoco.

Tras un episodio de pancreatitis aguda debe tratarse la causa siempre que sea posible: evitar el consumo de alcohol, extirpar la vesícula (colecistectomía) si existen piedras en su interior, retirar ciertos medicamentos si su médico piensa que fueron la causa, o tratamiento específico de la elevación de triglicéridos en sangre (hipertrigliceridemia) o de calcio (hipercalcemia). Si no se conoce la causa, puede ser necesario realizar otras pruebas como una Ecoendoscopia, una Resonancia Magnética o una CPRE para intentar alcanzar el diagnóstico.

Es importante que en caso de presentar los síntomas agudos intensos descritos anteriormente, el paciente acuda inicialmente a un centro médico de urgencia. Tras su confirmación, deberá ser atendido por un servicio médico especializado para determinar las causas, seleccionar el mejor tratamiento, además de establecer el control y seguimiento apropiado en cada caso individual.