Cáncer de Colon y Recto

El Cáncer de Colon y Recto es uno de los cánceres más frecuentes entre los hombres y mujeres en la actualidad y representa la segunda causa de muerte por cáncer en nuestro país, siendo el tumor maligno más frecuente considerando el total de la población.

El pronóstico del Cáncer de Colon y Recto depende fundamentalmente de su estadio en el momento del diagnóstico. Su detección en fases precoces se asocia directamente a una curación completa en la mayoría de los casos. Pero cuando se diagnostica en fases avanzadas, sólo un pequeño porcentaje de pacientes sobreviven a los 5 años.

La causa principal del diagnóstico tardío es que la sintomatología del Cáncer de Colon puede confundirse con otros trastornos intestinales benignos de importancia menor.

Por eso, ante síntomas digestivos persistentes o antecedentes familiares de enfermedades de colon, es prudente ponerse en manos de un servicio especializado en el aparato digestivo para valorar individualmente cada situación.

Es importante tener en cuenta las siguientes señales de alarma.

  • Dolor abdominal frecuente y recurrente
  • Sangrado rectal con sangre roja brillante u oscura
  • Sensación de cansancio y debilidad
  • Pérdida injustificada de peso
  • Tenesmo (sensación de necesidad de defecar, que no desaparece al hacerlo)
  • Hábitos de evacuación cambiantes (diarrea, estreñimiento)
  • Heces más delgadas de lo normal
  • Heces con aspecto oscuro

En la web Síntomas de Cáncer de Colon de Clínica ServiDigest, se encuentra toda la información sobre los síntomas y señales de alarma que debemos tener en cuenta. Si se presenta algunos de estos problemas, es importante consultar con un médico especialista en Aparato Digestivo para que se pueda determinar la causa y recibir el tratamiento necesario.

Asimismo, como medida de prevención se recomienda una revisión digestiva de carácter preventivo a partir de los 50 años, independientemente de los síntomas que se presenten.

La Colonoscopia es la prueba diagnóstica de elección realizada tanto en individuos asintomáticos con un objetivo diagnóstico, terapéutico y preventivo, como en aquellos pacientes en los que existe sospecha de enfermedad de tipo inflamatorio o tumoral del colon.

Durante una colonoscopia es posible no solo el diagnóstico macroscópico de lesiones, sino también la realización de biopsias, dilatar estenosis, controlar sangrados o la extirpación de pólipos benignos, cuya resección disminuye de forma considerable el riesgo de cáncer en el futuro.

Con el resultado de la colonoscopia, el especialista en aparato digestivo determinará la periodicidad con que deben ser realizadas las posteriores de seguimiento.

Para la realización de la Colonoscopia se utiliza un instrumento tubular largo y flexible que se introduce a través del ano, y que dispone de una cámara en su extremo distal, que proyecta una imagen en tiempo real sobre un monitor y que permite visualizar y examinar el colon entero.

Es una técnica que se realiza de forma ambulatoria y bajo sedación administrada por un médico anestesista, por lo que el paciente no siente dolor durante el procedimiento.

Si bien es una técnica segura, debe realizarse por médicos endoscopistas especializados en centros y unidades preparadas. En todo caso, usted estará bajo vigilancia médica y en la Unidad Especializada en el Tratamiento Endoscópico de Patologías Digestivas y Metabólicas de Clínica ServiDigest.

La preparación del colon previa a la Colonoscopia tiene que ser óptima (este procedimiento requiere que el intestino esté muy limpio), por lo que el paciente debe seguir las indicaciones de la dieta y tomar un preparado laxante en forma de sobres. Es muy importante cumplir con las pautas de preparación para la prueba de manera estricta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *