Enfermedad Hepática Metabólica

La Enfermedad Hepática Metabólica (EHmet) es una patología emergente, con alta prevalencia ya que una de cada cuatro personas lo padece. Se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa en el hígado (esteatosis hepática), asociada a una resistencia a la insulina (RI).

Se define por la presencia de esteatosis > 5% en los hepatocitos. Es una enfermedad multifactorial y multisistémica. El diagnóstico definitivo precisa una biopsia hepática.

Es la causa más frecuente de enfermedad hepática crónica en niños y adultos con un amplio crecimiento en Europa junto a la Enfermedad Hepática Alcohólica, habiendo desplazado a la Hepatitis crónica por VHB (Virus de la Hepatitis B) por las campañas de vacunación, y a la Hepatitis crónica por VHC (Virus Hepatitis C) por los tratamientos antivirales.

Los factores asociados con el riesgo incrementado de progresión de la enfermedad hepática metabólica incluyen: diabetes mellitus, hipertensión arterial, dislipemia, consumo de alcohol, factores genéticos y ambientales, como edad, sexo, hábitos dietéticos y estado nutricional.

En España la prevalencia estimada, mediante estudios poblacionales, es del 25,8%, y el grado de fibrosis significativa, estimada mediante la combinación secuencial de elastografía de transición y biopsia hepática, es del 2,8% en la población general.

Los resultados de un metaanálisis muy reciente que analizó un total de 86 estudios de 22 países con una muestra de más de 8 millones de individuos, muestran una prevalencia global de EHM del 25%.

La EHM se presenta también en un 7% de las personas con peso normal, y con una mayor frecuencia en las mujeres a una edad más temprana y con enzimas hepáticas normales. No obstante, su hepatopatía puede ser progresiva y silente.

Cirrosis Criptogénica

La Esteatohepatitis es una causa muy frecuente de Cirrosis Criptogénica y puede llegar a ser la indicación del 5-10% de los Trasplantes Hepáticos.

Puede presentarse en mujeres entre 50-60 años, con antecedentes de Obesidad, Diabetes Mellitus tipo 2 y con transaminasas discretamente elevadas. La presentación clínica, en la mitad de los casos, es una complicación de la Hipertensión Portal (HTP).

La prevalencia de Carcinoma Hepatocelular (CHC) se sitúa en torno al 7% y parece ser mayor que la descrita en la Cirrosis relacionada con Hemocromatosis o en Colangitis biliares primaria, pero menor que la encontrada en Cirrosis virales o en Cirrosis etílica.

La Enfermedad Hepática Metabólica y el Carcinoma Hepatocelular (CHC)

Los pacientes con Cirrosis por Enfermedad Hepática Metabólica grasa presentan un riesgo anual estimado de desarrollar CHC mayor del 1,5%.

Los Carcinomas Hepatocelulares son tumores de gran tamaño y peor evolución que los asociados a otras etiologías. En los pacientes con Enfermedad Hepática Metabólica y ausencia de Cirrosis, se puede desarrollar un CHC.

Diagnóstico

El FibroScan o Elastografía hepática es un procedimiento diagnóstico para evaluar el grado de Fibrosis hepática y esteatosis. Este estudio de alta precisión diagnóstica permite conocer su progresión en estadios avanzados de fibrosis.  Dispone también de una sonda XL para facilitar el estudio diagnóstico de pacientes con obesidad.

La Biopsia hepática permite realizar un análisis histológico para conocer la etiología de la enfermedad hepática, descartar otras hepatopatías crónicas, evaluar el grado de actividad inflamatoria y determinar el pronóstico y progresión de la enfermedad, aunque no siempre está indicada en primera instancia por ser un procedimiento invasivo. De esta manera el Fibroscan representa una alternativa inocua y segura a la biopsia hepática.

Tratamiento de la Enfermedad Hepática Metabólica

Dieta recomendada

  • Dieta personalizada, basada en las comorbilidades y preferencias del paciente.
  • Dieta baja en calorías, reducir ingesta calórica (1200 a 1500 kcal/día).
  • Dieta mediterránea:
    • Es un patrón de alimentación saludable para muchas enfermedades.
    • Mejora la sensibilidad a la insulina.
    • Reduce la esteatosis hepática hasta un 39%, comparado con dieta baja en grasa y alta en hidratos de carbono que consigue un 7%.
    • Incrementa el consumo de fruta, vegetales, fibra, aceite de oliva omega 3 (ensayos clínicos y un metanálisis, demuestran que una dieta rica en ácidos grasos omega 3, mínimo 0,83g/día, reducen la grasa total).
    • Eliminar bebidas y alimentos con fructuosa.

Estrategia de pérdida de peso

  • Pérdida de peso de un 7%, a través de cambios en el estilo de vida.
  • El máximo beneficio se consigue con una pérdida de peso de un 10%.
  • Una pérdida de peso de un 5%, ya favorece el descenso de transaminasas.
  • Se recomienda valorar los tratamientos endoscópicos (con Balón intragástrico endoscópico-BIE o Gastroplastia restrictiva endoscópica-Método Apollo) y la Cirugía Bariátrica (con Gastrectomia tubular o Bypass gástrico), según el tipo de Obesidad.

Actividad física

Se debe realizar ejercicio físico personalizado (aeróbico, cardiopulmonar y resistencia) entre 150 a 200 minutos a la semana, con la finalidad de bajar de peso.

Si se permanece sentado más de 10 horas al día, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad, por lo que se recomienda realizar pequeñas pausas de 5 minutos.

Café

Un metanálisis demostró que el consumo de café, con cafeína, puede reducir de forma significativa la Fibrosis hepática. De 2 a 3 tazas de café, con cafeína y sin azúcar, tiene un efecto antifibrosis y un factor protector frente al CHC.

Dra. Claudia Pardo Rivas
Servicios de Ecografía y FibroScan. Departamento de Aparato Digestivo.
Clínica ServiDigest de Barcelona
Especialista en Gastroenterología. Colegiada nº 56382 del COMB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *