Día Mundial del Donante de Sangre

El 14 de junio se celebra en todo el mundo el Día Mundial del Donante de Sangre.

En una jornada tan especial, Clínica ServiDigest quiere agradecer a todos los donantes de sangre este acto altruista y voluntario, que permite salvar muchas vidas humanas y que debemos valorar en su importancia.

Durante el Día Mundial del Donante de Sangre, muchas asociaciones organizan actividades que contribuyen a promocionar la donación de sangre y a motivar a los donantes habituales a que sigan haciéndolo y a alentar a las personas que nunca han donado a que empiecen a hacerlo.

Clínica ServiDigest quiere sumarse a la campaña de difusión del Día Mundial del Donante de Sangre para concienciar a la población sobre la necesidad de donar sangre con regularidad, ya que los componentes de la sangre tienen un periodo de conservación breve.

Por otro lado, es importante que los organismos oficiales que gestionan la salud en cada país, se centren en la salud de los donantes y en la calidad asistencial que reciben, pues son factores fundamentales para garantizar la calidad, seguridad y disponibilidad de sangre y de productos sanguíneos y para mantener su compromiso de donar regularmente.

Las donaciones de sangre contribuyen a salvar millones de vidas cada año, aumentan la esperanza y la calidad de vida de pacientes con enfermedades potencialmente mortales y permiten llevar a cabo procedimientos médicos y quirúrgicos complejos que precisan de transfusiones.

En este sentido, en algunos países la demanda de suministro de sangre es muy elevada y las donaciones escasas. Esta dificultad se hace especialmente visible ante circunstancias de emergencia como los desastres naturales.

Uno de los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que en 2020, todos los países obtengan su suministro nacional de sangre de donantes voluntarios no remunerados.

En la actualidad, solo hay 62 países en el mundo en el que las donaciones de sangre proceden casi en su totalidad de donaciones voluntarias no remuneradas, mientras que 40 países siguen dependiendo de donaciones procedentes de familiares o incluso de donantes remunerados.