Colocación del BIE

Te explicamos la colocación del Balón intragástrico

¿Cómo se coloca el Balón Intragástrico?

La colocación del Balón Intragástrico es un procedimiento sencillo, rápido y sin efectos adversos.

El procedimiento consiste en colocar por vía endoscópica (no quirúrgica) el balón desinflado dentro del estómago, llenarlo con una solución salina estéril y dejarlo flotante libremente.

Es un procedimiento seguro y rápido, que  se realiza bajo sedación profunda, por lo que el paciente no siente ninguna molestia ni dolor.

Además, es un procedimiento ambulatorio, de tal manera que una vez realizada la colocación del balón, el paciente vuelve a su domicilio, pudiendo realizar su actividad habitual en los próximos días.

En general, es normal que los primeros días de adaptación al balón se presenten molestias gástricas, náuseas e incluso inicialmente algún vómito, por lo que se tiene que seguir una dieta y una medicación establecidas.

Es un tratamiento seguro y las complicaciones son mínimas e infrecuentes, no obstante y dado que excepcionalmente pueden presentarse, es conveniente que se valore con el médico especialista para individualizar los riesgos e informarse adecuadamente.

Antes del procedimiento cada persona tiene que dar por escrito su autorización conforme ha recibido la información completa para realizar este tratamiento.

Contraindicaciones del balón intragástrico

Las principales contraindicaciones consisten en algunas enfermedades digestivas importantes, algunas intervenciones quirúrgicas previas, el alcoholismo o la drogadicción activas, el embarazo, algunos tratamientos farmacológicos y algunas enfermedades psiquiátricas que el médico se encargará de valorar.