Resección Endoscópica de Tumores

Resección Endoscópica de Tumores

La endoscopia permite la extirpación de lesiones  polipoideas de amplio volumen y diámetro (a veces por encima de 5 o 6 cm),  siempre y cuando no exista en ellas degeneración cancerosa que infiltre la capa submucosa de la pared del colon o un gran inconveniente técnico para la resección endoscópica,  en cuyo caso está indicada la extirpación quirúrgica.

Mediante la inflitración  con diversas sustancias para evitar la perforación o el sangrado y utilizando el utillaje adecuado, es posible extirpar  en una o más veces, mediante una técnica denominada mucosectomía, lesiones polipoideas voluminosas o extensas que afectan a la mucosa del tubo digestivo y que de otra forma se habrían de operar necesariamente.