Cápsula Endoscópica

La Cápsula Endoscópica ha supuesto un gran avance al permitir la visualización de la totalidad del intestino delgado, consiguiendo diagnosticar muchas lesiones que hasta ahora pasaban inadvertidas.

Es un método diagnóstico no invasivo y muy bien tolerado por el paciente, y desde hace más de una década considerado el primer método en la detección de las anormalidades del intestino delgado.

La Cápsula Endoscópica es un dispositivo de unos 10mm x 25mm,  que contiene en su interior una luz con una cámara que permite, tras ser ingerida por el paciente, el estudio mediante imágenes del tramo del tubo digestivo que recorre mientras dure la exploración.

Las imágenes se transmiten a través de la pared del abdomen y se graba en un aparato portátil pequeño que el paciente lleva adosado a su cuerpo.
Las imágenes grabadas serán posteriormente descargadas en un ordenador para que el médico especialista las valore y emita un informe. El proceso de colocación de la cápsula requiere que el paciente acuda al servicio de digestivo en ayuno de 6-8 horas (previa preparación específica con dieta y soluciones evacuantes).

En la consulta médica se le colocaran parches adheridos a la piel del abdomen (antenas), conectados a su vez a cables que llevan la información hasta una pequeña grabadora.

Se le solicitará al paciente que trague la Cápsula Endoscópica con un poco de agua, que permanezca 4 horas más en ayuno y que posteriormente inicie la ingesta de líquidos o dieta blanda.

La duración de la batería es de unas 8 horas. Si se coloca la cápsula por la mañana se cita al paciente por la tarde del mismo día para retirar grabadora y descargar las imágenes.

Finalmente la Cápsula Endoscópica se eliminará por el recto durante la primera semana.

La utilización de la Cápsula Endoscópica debe evitarse en mujeres embarazadas y en pacientes portadores de  algunos tipos de marcapasos, y se debe evitar la exposición a ondas que pueden interferir con la transmisión de las imágenes o fuentes magnéticas (Resonancia Magnética) hasta confirmar que la cápsula se ha eliminado.

Una de las principales complicaciones de la técnica es que la cápsula se atore en zonas estrechas del intestino. Para ello,  se ha diseñado una cápsula de prueba previa conocida como Patency. La cápsula Patency es una cápsula rellena de bario cuya cubierta se desintegra en caso de permanecer más de 72 horas en el intestino delgado.
En ausencia de estenosis, la cápsula se expulsa entera en las primeras 72 horas, y en caso de retención superado ese período,  se deshace y se elimina deformada y vacía.

Según la Sociedad Europea de Endoscopia sus indicaciones son, entre otras:

  • Hemorragia digestiva de origen desconocido.
  • Anemia crónica ferropénica con estudios endoscópicos previos normales.
  • Episodios recurrentes de hemorragia digestiva en forma de melenas o hematoquecia, sin etilogía tras estudios endoscópicos normales.
  • Enfermedad de Crohn: diagnóstico, extensión y seguimiento.
  • Neoplasias de intestino delgado.
  • Síndromes polipósicos hereditarios.
  • Enfermedad celíaca: diagnóstico, extensión y seguimiento.
  • Síndromes de malabsorción intestinal.
  • Dolor abdominal crónico inexplicado, con o sin diarrea y con sospecha de origen orgánico.
Contratar el servicio online