Cáncer de Vía Biliar

El cáncer de vía biliar, son tumores malignos poco frecuentes, habitualmente de mal pronóstico por dar pocos síntomas mientras crecen, presentando un diagnóstico tardío y porque se localizan en una zona de difícil resección quirúrgica.

Se dividen en tres grupos:

Colangiocarcinoma (tumores originados en la vía biliar)

Cáncer de la vesícula biliar

Tumores de la ampolla de Vater (Ampuloma).

Los síntomas que nos pueden hacer sospechar un cáncer de vías biliares son la coloración amarilla de la piel (ictericia), el picor de piel (prurito) y la orina de color oscuro (coluria), todo ello debido a la interrupción de la salida de la bilis del hígado. También puede existir fiebre debido a la infección de la bilis remansada, y dolor abdominal. La falta de apetito y pérdida de peso sin causa aparente con frecuencia ocurren cuando la enfermedad se diagnostica de forma avanzada.