Prurito anal

El termino prurito anal hace referencia al picor recurrente en la región del ano y piel circundante.

Se calcula que afecta entre un 1 y 5 % de la población general, siendo más predominante en varones.

Según la causa que lo produzca puede ser primario (idiopático o sin causa identificada) o secundario a una causa concreta (hemorroides, fisuras, incontinencia, proctitis, carcinoma anal, pólipos, infecciones, fármacos, enfermedades de la piel como la psoriasis, dieta, hábitos de limpieza, enfermedades sistémicas como la diabetes, etc).

En algunos casos el rascado que produce el prurito anal ocasiona lesiones que perpetúan el picor, pudiendo incluso producirse la sobreinfección de las mismas.

Para el diagnostico suele ser necesaria una cuidadosa anamnesis y examen físico, a lo que se le puede sumar, según la sospecha clínica, determinaciones analíticas, estudios de heces, exudado anal y/o valoración por parte de dermatólogo.

Suele ser recomendable suspender los fármacos potencialmente relacionados, así como evitar los alimentos que puedan desencadenar la sintomatología (té, café, chocolate, colas, especias, alcohol, cítricos, frutos secos), no utilizar prendas de vestir ajustadas, mantener las uñas cortas y mantener la zona limpia y seca mediante baños de asiento (tras la defecación) seguido de un secado cuidadoso de la zona (evitar papel higiénico y jabones).

Sin embargo a pesar de que la mayoría de pacientes mejoran con el tratamiento, la recurrencia de los síntomas es muy frecuente.

Clínica ServiDigest dispone de una unidad especializada para el estudio y tratamiento de esta patología.