En Navidad debemos aplicar la prevención y la prudencia

Mar Bacardit Vendrell. Especialista en nutrición humana y dietética de Centro Medicoquirúrgico ServiDigest

En estos días de Navidad, la prevención y la prudencia son nuestros mejores aliados. Las comidas y cenas representan excesos que pueden provocar numerosos desórdenes digestivos, aumento de peso corporal y descompensación en el control de diversas patologías como la hipertensión o la diabetes.

Debemos aplicar el sentido común y la moderación en las ingestas, a la vez que mantener o aumentar el ejercicio físico para compensar el exceso que pueda haber en la mesa.

Algunos consejos que se pueden aplicar para reducir el impacto que suponen los excesos alimentarios de estos días:

  • Evitar llegar a las comidas más copiosas con demasiado apetito. Es típico que, para evitar sumar más calorías a la dieta, se supriman o reduzcan los desayunos o las meriendas en los días festivos, lo cual favorece que se llegue el momento de las comidas con demasiado apetito y sea realmente muy difícil moderarse. Es mucho mejor respetar los horarios habituales y si en los días festivo se come o cena más tarde, se puede tomar alguna fruta 1 hora antes para llegar con menos apetito.
  • Procurar comer con prudencia: despacio, saboreando la comida y disfrutándola. Comer despacio y con atención es una de las estrategias que funcionan para tener más sensación de saciedad.
  • ¡Mantenerse activo! Es una recomendación aplicable a todo el año, pero precisamente en Navidades vemos que muchas personas dejan de hacer el deporte habitual o simplemente se mueven menos. Es importante idear otras alternativas para compensar: salir a pasear con la familia, quizás probar las pistas de patinaje, alguna salida a la montaña, etc.
  • Reducir considerablemente el consumo de alcohol. En este sentido, la prevención es la estrategia que funciona mejor. Además, siempre tiene que haber agua en la mesa en lugar de solo ofrecer refrescos o bebidas con alcohol.
  • Diseñar unos menús lo más adecuados posibles a las necesidades de la familia. Hay muy pocos alimentos que realmente no tengan cabida en una dieta sana. Habitualmente lo que descompensa la dieta es como se combina el menú en su totalidad. A veces simplemente se trata de resaltar un solo elemento en el menú, es decir: se puede poner un plato más contundente como plato principal, pero con un entrante y acompañamiento más ligero.
  • Finalmente hay un consejo totalmente fruto del sentido común que si se aplicara reduciría muchísimo lo que se come durante las fiestas: comer con prudencia en las 4-6 comidas o cenas festivas y luego focalizarse en evitar los alimentos superfluos que se añaden en las navidades y que no forman parte de una dieta sana, así como evitar comerse las sobras de un día los siguientes días, o acabarse las botellas de vino, los embutidos o canapés… en los días que siguen a la celebración.

Realmente, viendo los excesos que se hace con las comidas en las Navidades, tenemos que plantear aplicar algunas medidas de prudencia para que esto se modere. Cada familia puede encontrar sus propias estrategias más útiles.

Nuestro objetivo es simplemente invitar a la prevención y la reflexión para que a cada uno se le despierten sus propias ideas para mejorar la dieta en estas fechas:

  • Puede resultar igual de válido reducir la compra que proponer alguna actividad después de las comidas para evitar eternas sobremesas u ofrecer frutas bien preparadas en los postres en lugar de solo presentar dulces.
  • Lo más importante de estas estrategias es que se logre reducir este exceso y que se transmita a nivel familiar la voluntad de seguir un estilo de vida saludable todo el año.
  • En Navidad, es de buen anfitrión tener en cuenta a los invitados con patologías específicas o que necesitan alguna modificación en la dieta para ofrecerles una comida adecuada. A todos nos gusta que nos tengan en cuenta y que nos lo pongan fácil, así que en estas fechas es una buena ocasión para ser facilitadores del cuidado de la salud de nuestros familiares y amigos.

Si padece alguna enfermedad como diabetes o tiene alguna intolerancia alimentaria o cualquier alteración digestiva, Centro Medicoquirúrgco ServiDigest le recomienda que consulte con nuestros especialistas en Endocrinología, Nutrición y Dietética para que le informen sobre la adaptación de la dieta durante la Navidad.

El mejor tratamiento es la prevención y no hay mejor medida que mantener un estilo de vida saludable para encontrar el equilibrio metabólico en estas fechas.