El intestino y su relación con patologías neuropsicológicas como depresión o ansiedad.

Una gran mayoría de la población que padece síndrome de intestino irritable, colitis ulcerosa o enfermedad de crohn, sufren con mayor frecuencia patologías como depresión o ansiedad.

De igual modo que muchos problemas psicológicos y mentales pueden acabar provocando alteraciones en el intestino, algunas patologías digestivas pueden estar asociadas a trastornos mentales y psicológicos.

Cada vez más los especialistas en aparato digestivo observamos el intestino, y a sus más de 100 billones de bacterias, no sólo para diagnosticar problemas como la obesidad y la diabetes, sino también la relación que mantiene con patologías mentales y psicológicas.

El tracto digestivo contiene cientos de millones de neuronas, casi tantas como el cerebro.

El cerebro obtiene información, entre otros, a través del intestino, que le informa de qué y como  comemos o si hemos recibido los nutrientes necesarios…y el aparato digestivo actúa según la que recibe del cerebro: en una situación de nervios o estrés podemos padecer dolores abdominales, vómitos, diarreas o estreñimiento. Cuando tenemos hambre estamos de mal humor y por el contrario, cuando saboreamos un buen plato, nos invade una sensación de placer.

En Clínica ServiDigest, contamos con una unidad de profesionales en psicología  que trabajan de forma conjunta con el resto de nuestros especialistas médicos y profesionales sanitarios.

Nuestro servicio de Psicología Clínica y de la Salud evalúa, asesora y/o interviene en las variables psicológicas que están relacionadas con la aparición y el mantenimiento de las distintas enfermedades digestivas, endocrinas, metabólicas, nutricionales y especialmente con el Sobrepeso y la Obesidad, y que a su vez pueden interferir en el cumplimiento del tratamiento médico y su posterior éxito.