El Hígado

No cuidar nuestro hígado puede implicar una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares, dolores de cabeza, problemas digestivos, obesidad, alergias ...

El Hígado es un órgano situado en la cavidad abdominal y sus funciones son, entre otras, producir bilis para ayudar a digerir las grasas, metabolizar y eliminar sustancias producidas por el propio organismo o externas como medicamentos y asimilar las proteínas y vitaminas a partir de los nutrientes absorbidos.

No cuidar nuestro hígado puede implicar también una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares, dolores de cabeza, problemas digestivos, obesidad, alergias … entre otras patologías.

En la Unidad de Hepatología de Centro Medicoquirúrgico ServiDigest, somos especialistas en el tratamiento y control de las enfermedades hepáticas y de las vías biliares.

Disponemos de la tecnología más  innovadora para el estudio de las enfermedades hepáticas, el FibroScan, un dispositivo médico de última generación que utiliza la tecnología NO INVASIVA más avanzada y permite una evaluación fiable, precisa y reproducible de la rigidez del tejido hepático.

Es importante que tengamos en cuenta síntomas como cansancio, coloración amarilla en los ojos y en la piel, dolor abdominal, especialmente en el cuadrante superior derecho, agrandamiento del abdomen, tendencia al sangrado, formación de hematomas …

Desde Centro Medicoquirúrgico ServiDigest queremos insistir en que el mejor tratamiento es la prevención y aconsejamos una serie de medidas para contribuir a evitar la aparición de la enfermedad:

  • Evitar el sobrepeso y adoptar un estilo de vida saludable, con la práctica de ejercicio físico regular y seguimiento de una dieta equilibrada.
  • Evitar la transmisión de enfermedades infecciosas víricas con medidas higiénico-sanitarias básicas como no beber aguas contaminadas, utilizar jeringuillas de un solo uso en la administración de sustancias inyectadas, utilizar protección en las relaciones sexuales de riesgo (preservativos) …
  • Vacunación contra los virus de la hepatitis A y B. Su médico le informará cuando están indicadas estas vacunaciones.
  • Consumo moderado de bebidas alcohólicas o abstención en los casos en que haya daño hepático crónico.
  • Detección precoz en familiares de pacientes afectados por enfermedades hepáticas hereditarias.