¿Cuándo considerar el Balón Intragástrico para el tratamiento de la Obesidad?

Grado de obesidad mediante el Índice de Masa Corporal (IMC)

La obesidad, catalogada como una de las enfermedades más prevalentes a nivel mundial y considerada como la nueva “epidemia del siglo XXI”, afecta aproximadamente al 17.4% de la población adulta. Si evaluamos la obesidad y el sobrepeso conjuntamente, detectamos que más de la mitad (54.5%) de los adultos tienen exceso de peso, según los últimos datos de la encuesta nacional de salud realizada en 2017 por el Ministerio de Sanidad.

La obesidad conlleva un riesgo debido a su asociación con otras enfermedades como la hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipercolesterolemia y enfermedad por hígado graso, entre muchas otras, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares (principal causa de muerte a nivel mundial).

En la práctica clínica diaria, se clasifica el grado de obesidad mediante el Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso (en kilogramos) entre la talla (en metros) al cuadrado.

Existen diversos tratamientos disponibles en la actualidad para la obesidad. Los pacientes que presenten un IMC > 40 kg/m2 o entre 35-40 kg/m2 con comorbilidades asociadas, son candidatos a cirugía bariátrica para evitar la progresión de las complicaciones metabólicas a largo plazo.

Aún y así, la gran mayoría de las personas con obesidad presentan IMC entre 30 y 35 kg/m2 sin enfermedades asociadas, y no tienen indicación de cirugía bariátrica. Asimismo, existen pacientes que sí tienen indicación de cirugía bariátrica, pero rechazan esta alternativa. En estos casos, cuando el tratamiento conservador con dieta y aumento de actividad física no logra una pérdida de peso suficiente, se debe valorar la posibilidad de tratamiento endoscópico con balón intragástrico.

¿Cómo funciona el Balón Intragástrico?

Se trata de un dispositivo esférico de silicona que se coloca en la cavidad gástrica por vía endoscópica (a través de la boca) y se rellena con solución salina, por un periodo de 6 ó 12 meses. Por lo tanto, es un tratamiento temporal y reversible.

Es un procedimiento ambulatorio, seguro, de corta duración (20 a 30 minutos aproximadamente) y que se realiza con sedación profunda.

Tiene como objetivo reducir la capacidad gástrica, retrasar el vaciado gástrico, producir sensación de saciedad y disminuir la sensación de hambre. Todo ello contribuye para que el paciente pueda cumplir una dieta saludable y lograr la pérdida de peso.

¿Cuándo está indicado este tratamiento?

Previa la colocación del balón intragástrico es necesaria una valoración médica (equipo de Endocrinología y Aparato Digestivo) y psicológica, para determinar si el paciente se puede beneficiar de este tipo de tratamiento.

En general, el balón intragástrico está indicado en pacientes con un IMC igual o superior a 27 kg/m2 con alguna complicación metabólica asociada y en aquellos con IMC entre 30-40 kg/m2, sin complicaciones metabólicas.

Es imprescindible la motivación e implicación por parte del paciente con el objetivo de modificar su estilo de vida a uno más saludable, con nuevos hábitos de alimentación y actividad física, para que el tratamiento sea efectivo y la pérdida de peso duradera en el tiempo.

Los factores que predicen el éxito del tratamiento incluyen la motivación y compromiso por parte del paciente y la frecuencia de las visitas de seguimiento.

Nuestro equipo multidisciplinar especializado está formado por Endocrinólogos (realizan una evaluación global de la obesidad, diagnostican y tratan las enfermedades metabólicas asociadas), Digestólogos endoscopistas (realizan los tratamientos endoscópicos), Nutricionistas (enseñan un correcto patrón alimentario en cuanto a tipos de alimentos, horarios, cantidades) y Psicólogos (manejo de situaciones, pensamientos y emociones que surgen durante la modificación de los hábitos de vida).

El programa incluye:

  • Control nutricional cada 15 días para dieta personalizada y control de peso
  • Seguimiento médico para un adecuado control metabólico
  • Seguimiento psicológico del comportamiento alimentario, patrones de alimentación y estilo de vida, que puedan impactar sobre el peso. Soporte para encontrar la sintonía entre la nueva forma de alimentación, comportamiento y actividad física.

Perder peso y mantenerlo no es fácil. Por este motivo, los pacientes son supervisados durante todo el proceso por nuestro equipo multidisciplinar.

¿Qué complicaciones pueden aparecer durante el tratamiento?

Es posible que haya algún tipo de malestar durante la primera semana. Los síntomas más frecuentes son náuseas, vómitos y malestar epigástrico, pero habitualmente remiten una vez finalizada la primera semana.

La tasa de complicaciones es mínima (0,09%): broncoaspiración, migración, perforación o úlcera gástrica.

Es un procedimiento considerado seguro, particularmente cuando es realizado por un equipo de endoscopistas con amplia experiencia como nuestro equipo de Clínica ServiDigest.

¿Qué tipo de Balón Intragástrico sería el más adecuado?

En la actualidad, existe una amplia variedad de balones intragástricos, pero únicamente 3 de ellos están aprobados por la FDA (Food and Drug Administration, la agencia de medicamentos de estados unidos).

En Clínica ServiDigest implantamos balones intragástricos Orbera de 6 y 12 meses de duración. Orbera cuenta con una experiencia de casi 300.000 balones implantados a nivel mundial y ha sido utilizado en la mayoría de los estudios disponibles. Se trata de un dispositivo esférico de silicona que se coloca en la cavidad gástrica por vía endoscópica (a través de la boca) y se rellena con aproximadamente 500 ml de solución salina y azul de metileno. Tras 6 ó 12 meses, se retira el balón intragástrico por vía endoscópica.

Motivos para elegir el Balón Intragástrico de 12 meses:

  • Resisten más tiempo dentro de la cavidad gástrica, sin incrementar el riesgo de complicaciones
  • Más tiempo para adaptarse a los nuevos hábitos alimentarios, actividad física y nuevo estilo de vida
  • Consigue una pérdida de peso extra

En cualquiera de sus 2 opciones (6 o 12 meses), es un tratamiento seguro y eficaz para lograr la pérdida de peso adecuada y de forma saludable.

¿Cuáles son las ventajas del tratamiento con Balón Intragástrico?

  • Preserva la anatomía del estómago
  • Retrasa el vaciado gástrico, provoca saciedad precoz y disminuye la sensación de hambre
  • Método seguro (mínima tasa de complicaciones)
  • Seguimiento estricto con equipo multidisciplinario especializado (Endocrinología, Nutrición, Psicología y Aparato Digestivo)
  • Temporal y reversible

En resumen, la colocación del Balón Intragástrico por vía endoscópica es una técnica segura y eficaz, que cuenta con más de 20 de años de experiencia, casi 300.000 balones implantados a nivel mundial y más de 230 estudios publicados. Es imprescindible el seguimiento por un equipo multidisciplinario especializado (Endocrinología, Nutrición, Psicología y Aparato Digestivo) para lograr la pérdida de peso adecuada.

Dr. Jorge A. Otero Pareja
Especialista en Endocrinología y Nutrición de Clínica ServiDigest
Colegiado 50.599 del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *