¿Cómo empezar la actividad física ahora que tengo el balón intragástrico?

Como bien sabemos, uno de los factores que generan sobrepeso u obesidad, además del aspecto nutricional, es la inactvidad física y el sedentarismo de nuestro día a día. Muchos de los pacientes que optan por una de las alternativas terapéuticas más eficaces, el BIE, se plantean esta pregunta: ¿Cómo empezar la actividad física ahora que tengo el balón intragástrico?.

Dentro de los tratamientos aceptados por muchas sociedades internacionales, aparte de la correcta alimentación y actividad física (que son la base fundamental), el balón intragástrico es un opción terapéutica indicada en pacientes selectos con sobrepeso grado II, y obesidad (IMC >30 kg/m2) con o sin comorbilidades.

El balón intragástico endoscópico (BIE), consiste en la introducción por vía endoscópica en el estómago, de un globo suave, expansible y resistente de silicona, que se rellena con suero fisiológico y se deja flotando libremente dentro de la cavidad gástrica, provocando la sensación de plenitud y saciedad. Este procedimiento facilita el seguimiento de una pauta nutricional-dietética establecida. Es un procedimiento temporal, reversible, seguro y efectivo.

Su eficacia radica en que ayuda a regular la cantidad de ingesta y facilita una reeducación de los hábitos nutricionales y estilo de vida, incluyendo la actividad física, con la finalidad de perder peso, además de conseguir manteniendo el peso perdido una vez retirado el balón, gracias al refuerzo positivo que persiste más allá de la retirada del balón y el cambio continuo del comportamiento.

Como ya comentamos previamente, la actividad física es un requisito esencial para aumentar la pérdida peso y mantener el peso perdido a largo plazo con éxito. Esto se consigue aumentando el gasto calórico diario total, y previniendo que disminuya el metabolismo basal (nos permitirá gastar más calorías a lo largo del día en estado de reposo). Aparte, trae muchos beneficios a nivel físico y emocional (aumenta la sensación de bienestar general).

Hay que diferenciar entre:

Actividad Física: Toda actividad que incluya movimientos corporales.

Ejercicio: Es una serie de movimientos que se realizan para un mejoría del tono muscular o con fines estéticos. Tiene un objetivo claro, metas y un plan de ejecución determinado.

Deporte: Actividad física regida por unas reglas, con una normatividad específica, entrenamiento constante y con fines competitivos.

Beneficios del ejercicio físico

Fisiológicos:

Mejora la presión arterial y hace más efectiva la contracción cardíaca. También aumenta la capacidad ventilatoria y respiratoria, así como la oxigenación de los tejidos, reduciendo la formación de coágulos.

A nivel metabólico, contribuye a regular los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos en la sangre, ayuda a perder el exceso de peso y mantenerlo, además de favorecer la movilidad articular.

Por otra parte, previene la osteoporosis, mejora el patrón de sueño y regula en tránsito intestinal.

Psicológicos:

Aumenta la autoestima, mejora el estado de ánimo, la ansiedad y contribuye al equilibrio psicoafectivo. También refuerza la actividad intelectual.

Tipos de ejercicio

Cardiovascular:

También conocida como actividad aeróbica. Incluye la utilización de los músculos del cuerpo entero de una forma continua y rítmica, por un periodo de tiempo prolongado.
La intención del ejercicio cardiovascular es de mejorar y entrenar el corazón, los pulmones, vasos sanguíneos y la musculatura en general. Para conseguir lo anterior, la intensidad con la que se realice debería hacerle sudar un poco, aumentar el ritmo cardíaco e inclusive la respiración.
Ejemplos de este tipo de ejercicio son: caminar a paso rápido, trotar, nadar, o bicicleta estática. Se recomienda realizar de 30-60 minutos/día, al menos 5 días a la semana.

Resistencia:

Conocido también como actividad anaeróbica. Tiene como objetivo tonificar los músculos, huesos y tejido conectivo (tendones y ligamentos) del cuerpo.
Para realizar estos ejercicios, se utilizan mancuernas de pequeño peso, bandas elásticas, máquinas especiales o simplemente el peso corporal.
Se recomienda realizarlo de 2 a 3 veces por semana, y se debe dejar descansar al menos entre 1 y 2 días entre sesiones, para conseguir la recuperación muscular y prevenir lesiones.

Flexibilidad:

Como su nombre dice, tiene el objetivo de alcanzar el correcto ángulo de movimiento de las articulaciones, músculos y tejido conectivo para encontrarse más ágil. Se recomienda realizar los estiramientos después de los ejercicios aeróbico o anaeróbico, y llegar hasta el punto de tensión moderada, sin experimentar dolor.

¿Qué tipo de ejercicio debo realizar durante el implante del balón?

De forma general, se debe empezar con pequeñas sesiones e ir aumentando de intensidad de forma progresiva para evitar lesiones.
El objetivo final del ejercicio será realizar ejercicio aeróbico: 30-60 minutos al menos 5 días a la semana,

Primeras 24 horas

Recomendamos reposo y correcta hidratación.

Siguientes 48-72 horas

Puede empezar a caminar a paso lento, teniendo en cuenta que debe evitar levantar pesos (no más de 5 kgs) o realizar cualquier actividad que aumente la tensión y la presión en la región abdominal.

Primeras 2 semanas

Aumente la intensidad e intente caminar al menos 5 veces al día, en un lugar seguro (no resbaladizo), aumentando la intensidad según tolerancia. (Recuerde: pequeñas sesiones de 10 minutos equivalen a una completa de 30 minutos).
El grado de intensidad lo puede evaluar al notar aumento de la respiración, de las pulsaciones y al sudar un poco. Una vez pueda alcanzar los 30 minutos seguidos, puede reducir el número de veces a 2 por día.
Recomendaciones de tipo de ejercicio en este periodo, seria caminar en cinta, bicicleta estática o aguagym.

Después del primer mes (5-6 semanas)

Desde este momento, podemos empezar a incluir ejercicios de resistencia (tonificación muscular), combinados con ejercicio cardiovascular, así como también abdominales.
Inicie con bajo peso y vaya aumentando progresivamente de 3 a 4 veces por semana. Es recomendable cambiar de rutinas cada 8 semanas.

No olvide

-Mantener una correcta hidratación antes, durante y después de la actividad, evitando bebidas carbonatadas, sodas, o bebidas azucaradas.
-Realice estiramientos antes y después de la actividad
-Programe los días en la semana y momentos del día para realizar la actividad.
-Evite ejercicio agotador después de comer
-Procure realizar la actividad en compañía y escoja la que sea de su mayor agrado
-Lleve ropa adecuada, no ajustada y apropiada para la actividad y temperatura externa

Precauciones

Detenga el ejercicio si presenta alguno de los siguientes síntomas:

-Dolor abdominal o en articulaciones
-Náuseas
-Mareo o sensación de desvanecimiento
-Sensación de ahogo o que le falte el aire
-Sudoración excesiva

Dr. Jorge Andrés Otero
Especialista en Endocrinología y Nutrición de Clínica ServiDigest
Colegiado 50.599 del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona